Poniéndose al día: política sobre el software

Hace poco encontré un post de Jesús Lara respondiendo un artículo que había escrito hace ya practicamente un año (al igual que su respuesta de la cuál hasta hace poco es que llego a conocer a pesar de ser una crítica personal en su mayoría). De cualquier manera, quería colocarme al día y hacer algunas aclaraciones sobre le referido artículo.

El software, sin duda alguna, es inerte e inocuo al modelo de gobierno en el cuál se use. No por nada en Cuba aún usaban Windows hasta hace unos pocos años y en China - llamada por muchos la cuna del capitalismo salvaje y por otros el lumbrero del socialismo y el camino a seguir - donde Windows sigue siendo lo más usado a pesar de su gran expansión con software libre. El liberalismo no es sólo una ideología a ser aplicada en un gobierno sino es toda una forma de pensar tal cuál como lo explicaba el objetivismo de Ayn Rand.

Sin embargo, tomemos referencias que nos da Jesús, las licencias: El modelo que toma él (justo como la mayoría de la gente cuando habla de software libre) es la GPL, la que - a pesar de ser la iniciadora de todo- es una de la más restrictiva de las licencias. Inequívocamente evita cerrar el código y evita el ejercicio de libertades, sin embargo, lo hace sobre una propiedad, tal cuál como podría ser un restaurant. De esta manera podemos realizar la siguiente analogía: Yo poseo un restaurant, es mi restaurant, yo mando en mi restaurant y por ende deseo prohibir el fumar en mi restaurant. A pesar, de tener tú libertad de fumar no puedes hacerlo en mi propiedad, aún así, no estoy violando ninguna de tus libertades. Oh sí, eso cabe en el liberalismo.

De cualquier manera, la GPL no es la única licencia que existe para colocar a software que se desee sea libre. De hecho, una de las que prefiero usar es la MIT, la cuál uso cada vez que puedo en cualquier tontería que escribo. Como se podrá observar esta licencia sí permite el cambio de licencia y así como la nueva licencia BSD es una de las más usadas en proyectos de software libre de larga trayectoria. No es casualidad que una parte del software base de Windows provenga de software licenciado bajo la BSD (y no bajo la GPL) incluso anterior a Windows 95.

Luego Jesús da su opinión frente a una empresa de software:

Y fijate como son las cosas; empresas nacidas en cunas del liberalismo; donde esperan que lo único que se cumpla son las metas económicas; ven como las libertades escenciales del SL hacen temblar sus negocios; esto declaró Microsoft en su cierre de año fiscal ante el departamento del tesoro; declarando sus “factores de riesgo del negocio” para el próximo año: “open source community-based projects”; alegan que mientras sus productos pueden ser “comercialmente adecuados”; los proyectos libres pueden ser más efectivos en lás áreas técnicas, de marketing y además “proyectos de software abierto dedican muchos esfuerzos en hacer sistemas complejos que (segun ellos) imitan las capacidades de su software”; irónicamente, en vez de pensar en hacer software de mejor calidad que los del SL; Microsoft asume que su posición debe ser “desarrollar productos de capacidad limitada o de funcionalidad muy muy básica para poder competir en precio con el SL”; ¿Competir en precio?; eso es lo único que saben hacer las empresas acostumbradas al “libertinaje del mercado” y no a “libertad de elección” por sobre los costos económicos.

Irónicamente, la cuna del liberalismo es Inglaterra y Microsoft no ha salido de Redmond, USA y el liberalismo dejó de aplicarse en USA desde antes de la década de los 30 del siglo pasado. Esto, obviamente, anula cualquier posibilidad de que su argumento sea válido. Sobre todo luego de hablar sobre la intervención excesiva del Estado en la economía de EEUU por lo cuál no se puede estar en lo correcto al hablar de libre mercado y relacionarlo directamente con EEUU, mucho menos con una empresa pudiendo ser esta una clara excepción y más aún en un sistema no liberal (ni siquiera en el sistema económico, para que no queden dudas de referencia).

Sobre las definiciones de liberalismo y libertarianismo: Si bien en Europa decir liberal (en inglés) se entiende de la manera correcta en EEUU se cree de manera contraria ser de izquierda (liberalismo social) por lo cuál se empezó a usar la palabra libertarian la cuál hace caso del liberalismo tal cuál lo hablamos en español. Además de eso sólo cabe aclarar la incoherencia del discurso anarquista-anticapitalista. La única manera de establecer un anti absoluto es mediante medidas para lo cuál inevitablemente se necesitaría un gobierno. A pesar de ello no considero ni remotamente imponer alguna clase de veto o silencio a los anarquistas-anticapitalistas, sin embargo, eso no me cohíbe de esgrimir contra ellos por considerar incoherente su manera de pensar, lo cuál, en cualquier caso no viola ninguna de sus libertades individuales como Jesús lo intenta exponer.

Gracioso, al menos para mi, Jesús intenta explicar que todos los entes dependientes del ejecutivo cumplirán con el decreto 3390, cuando el satélite Simón Bolívar no lo hará a pesar de contar con transferencia tecnológica y todos los considerandos por la seguridad que da el 3390. Irónicamente la viceministra esgrimió que no se usaría software libre por motivos de seguridad.

No sólo eso, el artículo original (que ya no existe desde que perdí la base de datos mi blog hace poco) fue creado, netamente, como una respuesta a las consecuentes intenciones de socialistas de comparar el software libre con su ideología colectivista excluyente de muchas libertades individuales lo cual, evidentemente, no refleja lo que es el software libre. La política es de individuos, no de objetos.

Any comment goes best to my twitter here.